6 razones por las que te pican los mosquitos

Si alguna especie animal es universalmente odiada por las molestias que causa a la población humana son los mosquitos. Los animalillos lo tienen todo: Son feos como un demonio, generan un ruido constante y penetrante que se te introduce en el cerebro como una maquiavélica tortura china y sus intereses básicos distan mucho de beneficiarnos simbióticamente.

Ante tales virtudes, no es de extrañar que los bichos nos hayan convertido en asesinos en serie despiadados, de los que disfrutan con su obra y alardean de ella.

Ese pobre hombre somnoliento, empapado en sudor en una calurosa noche de agosto, intentando conciliar el sueño. Cuando lo consigue, un zumbido irritante se le introduce en el oído, lo que despierta su ira más profunda y animal. El hombre se despega de las sábanas y enciende la luz. Zapatilla en mano, busca un minúsculo punto oscuro entre la pared blanca, jurando a su vez en voz alta que el p…. mosquito no verá la luz del día. Lo localiza, y, sin ningún tipo de compasión, lo aplasta mientras grita su hazaña y siente una paz interior comparable a la de los yoguis nepalíes.

Pero, ¿porque los mosquitos pican a unos y a otros, benditos ellos, no? ¿Qué falta tan grave cometimos en otra vida para sufrir esta condena? Aquí os dejo algunas respuestas, aunque no se tienen evidencias claras. Será el karma, quizá…

La ropa

mosquitosLos mosquitos se guían por la vista y el olfato para localizar sus objetivos. Sin embargo, al contrario de lo que puedas pensar, más que utilizar ropa de camuflaje para que no nos vean es mejor decantarnos por los colores claros como el blanco o los pasteles para reducir el riesgo de picadura. “A los mosquitos les atraen los colores oscuros como el azul marino o el negro”, explican los expertos, por lo que trata de evitarlos y, de paso, viste más fresco y evita el tostarte al sol.

¡Oye optimista, mira esto!:  ¿Qué hay detrás de las migrañas?

El tipo de sangre

Diferentes investigaciones han demostrado que ciertos tipos de sangre son más atractivos para los mosquitos que otros. En concreto, un estudio llevado a cabo en el año 1972 estableció que el tipo de sangre O es el que más les gusta (de hecho pican a las personas con este tipo de sangre casi dos veces más que a aquellas de tipo A).

Dependiendo de nuestro tipo de sangre segregamos sacáridos o azúcares través de la piel que los mosquitos son capaces de percibir, y se dirigen a esta población como las abejas a las flores.

La cantidad de dióxido de carbono

Los mosquitos se sienten atraídos por el dióxido de carbono que emitimos al respirar. De hecho pueden detectar a sus presas hasta a 50 metros de distancia. De ahí que, según los investigadores, aquellas personas que emiten más CO2 en sus exhalaciones tienen más probabilidades de ser mordidas.

Tu metabolismo

Aparte de dióxido de carbono, los mosquitos también dependen de otras sustancias que reconocen a corta distancia para seleccionar a sus víctimas.

Entre estas se encuentran compuestos químicos que segregamos a través de la piel con el sudor como el ácido láctico, el úrico, el amoníaco, los esteroides o el colesterol. Así, por ejemplo, si hemos estado practicando un deporte intenso, hemos sudado de lo lindo y no le hemos puesto remedio mediante una ducha, vamos bien impregnaditos de ácido láctico que nos hace más susceptibles a atraer las picaduras. No obstante, no es solo cuestión de higiene: “Nuestros factores genéticos están relacionados con la generación en mayor o menor cantidad de estas sustancias que nuestros cuerpos segregan de manera natural”, incide la experta.

¡Oye optimista, mira esto!:  Ensayos con Remdesivir pueden ser prometedores contra el Covid-19

Bacterias en tu piel

En nuestra piel habitan de manera natural un gran número de especies bacterianas y algunas atraen más que otras a los molestos mosquitos. “Los investigadores han demostrado que ciertos subtipos de bacterias como por ejemplo la Staphylococcus epidermidis hacen a las personas más atractivas para los mosquitos. Del contrario, otros como lasPseudomonas aeruginosa parecen tener el efecto contrario”, comenta Mahto.

Embarazo

Las mujeres embarazadas son más susceptibles a las picaduras de mosquito. A falta de una explicación científica más amplia, los investigadores justifican este hecho en que, generalmente, las encitas exhalan más dióxido de carbono y tienen una temperatura corporal más alta cuando están en reposo (¡sangre calentita! Y allá van).

 

Olivia Gracia

Olivia Gracia es directora, editora y redactora de soyoptimista.com. Tiene formación en Psicología y Crecimiento Personal, además de en Marketing Online, SEO y Dirección y Desarrollo de Sitios Web. Colabora, a su vez, con otros medios digitales relacionados con el crecimiento personal, entre ellos la mayor plataforma de crecimiento personal del mundo, Mindvalley Español.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *