Experiencia con los Trastornos de la conducta alimentaria (TCA)

Lo primero que quiero compartir con vosotros es que me he pasado toda la vida luchando con los kilos de más. Después de probar miles de dietas me di cuenta que no podía pasarme la vida haciendo dietas estrictas y restrictivas para luego recuperar todo el peso que había perdido.

Con eso sólo conseguía frustrarme y sentirme mal conmigo misma, lo cual me provocaba ansiedad y me hacia comer más y así mi vida se había convertido en un círculo vicioso que giraba principalmente en torno a lo que pesaba y lo que comía. Hasta que un buen día decidí cambiar el chip y me di cuenta que

pese a tener kilos de más también tenía una vida, tenía una pareja, una familia, unos amigos, unos hobbies y un trabajo. Sí, tenia todo eso y yo sólo pensaba en perder peso y no disfrutaba de todo lo demás.

Madremía que perdida de tiempo y energía!

La sociedad y la comida

Cierto es que la sociedad nos impulsa a creer que si no estás delgado no puedes ser feliz. Es como que te de vergüenza decir: Sí señores, estoy gorda pero soy feliz. Te esperas la mirada de sorpresa de la gente y la pregunta del millón: Como puede ser que te guste estar gorda?

Pues evidentemente no me gusta estar gorda pero no por una cuestión estética si no porque soy consciente que el sobrepeso puede derivar en un futuro en complicaciones para mi salud. Aprovecho para comentar que ahora mismo con todos mis kilos de más tengo una salud perfecta.

¡Oye optimista, mira esto!:  5 alimentos que nos hacen más atractivas

Soy una chica muy sana que además tiene una vida muy activa. Basta ya de pensar que si te sobran kilos es porque te pasas el día en el sofá comiendo bocadillos de nocilla.

Animo a todos a revelarse contra lo establecido, basta de esa imagen que nos quieren vender de felicidad = perfección. Parece que para que te pasen cosas maravillosas y poder llevar la vida que nos gustaría tenemos que ser todos altos, guapos, delgados, jóvenes y con estilo.

Pues no es así. Yo os aseguro que los que no somos perfectos también podemos disfrutar con nuestra pareja, con nuestros amigos, también podemos viajar a sitios maravillosos, ver  puestas de sol inolvidables.

Vaya, que también podemos protagonizar nuestro propio anuncio de Estrella, podemos hacer que nuestro verano sea de película. Quien dice el verano, dice el otoño y todo lo que queramos.

Descubrir y conseguir que mi felicidad no dependa de lo que marca una báscula me ha hecho tomarme con más calma el tema de perder peso. Tenía que hacer las cosas de otra forma porque estaba claro que algo no funcionaba. No tenía ganas de probar otra más de las dietas de siempre.

Buscando información me di cuenta que se empezaba a hablar de la medicina y la nutrición integrativa. Empecé a leer e informarme y descubrí un mundo nuevo.

La nutrición holística

La nutrición holística e integrativa va más allá de haz esta dieta y no comas esto o aquello. Integrar cuerpo, mente y espíritu es muy importante por lo menos para mi porque para cambiar mi exterior primero tenía que solucionar cosas de mi interior. Saber porque me costaba perder peso, porque tenía esa ansiedad que algunas veces  me hacía comer de forma compulsiva.

¡Oye optimista, mira esto!:  Reto: 10 trucos eficaces para adelgazar con salud

Estoy en proceso de formación sobre este tipo de nutrición y en proceso de experimentarlo en mi misma. Quiero compartir con vosotros todo lo que vaya aprendiendo, como voy adquiriendo nuevos hábitos y como voy solucionando cosas como la ansiedad y los atracones.

No pretendo dar lecciones ni verdades universales. Solo quiero explicar este proceso que he iniciado por si mi experiencia le puede servir a alguien.

Meritxell Casanova

Meritxell es nutricionista y su motivación es ayudar a personas que sufren TCA (Trastornos de la Conducta Alimentaria) con sus conocimientos y su propia experiencia personal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *