Autoinstrucciones para pensar en positivo, o al menos diferente.

En este artículo explicaremos qué son las autoinstrucciones para pensar en positivo, por qué son importantes y qué podemos hacer para mejorar la forma en la que nos comunicamos con nosotras mismas.

Hasta ahora has cuidado las palabras que utilizas con los demás, pero ¿cuidas también las palabras que utilizas contigo?

¿Qué son las autoinstrucciones?

Las autoinstrucciones son las verbalizaciones que una persona se hace sobre sí misma cuando está a punto de realizar una tarea, la está haciendo o justo ha dejado de hacerla.

Y ahora te preguntarás: ¿soy consciente de estas autoverbalizaciones? En la mayoría de las ocasiones no lo somos, porque verdaderamente no nos hace falta. Si tuviéramos que ser conscientes de todo lo que hacemos y pensamos, ¡sería cuestión de tiempo que nuestro cerebro explotara!

Pero en algunas otras ocasiones sí que es necesario tomar consciencia de estas verbalizaciones porque, al fin y al cabo, son mensajes que nos estamos dando a nosotras mismas y, en muchas ocasiones, mensajes que nos dicen si seremos capaces de hacer algo o si lo hemos hecho bien o no.

De la misma manera que es importante aprender a comunicarnos con los demás, es igual o incluso más importante cómo nos comunicamos con nosotras. La forma en la que nos comuniquemos con nosotras dictaminará, entre otras facetas, la autoconfianza, autoestima y autoeficacia.

¿Por qué son importantes las autoverbalizaciones?

Como hemos comentado antes, los mensajes que te des dictaminarán diferentes facetas de tu día a día. Entre ellas:

¡Oye optimista, mira esto!:  Tener jardín: el nuevo objeto de deseo

Autoconfianza

La confianza que tengas contigo es de vital importancia. La confianza se relaciona con la anticipación sobre si una será capazde hacer algo.

Autoestima

La autoestima se relaciona con el cariño y afecto que tienes sobre ti misma. Los mensajes que te des sobre ti tanto en el plano emocional como en el personal y social dictaminará el afecto y aprecio que te puedas llegar a tener.

La autoestima no es siempre estable, pero sí que se relaciona con el humor basal de cada una: si tu estado de humor es favorable, la tendencia es a tener una mejor autoestima.

Autoeficacia

La autoeficacia es un término utilizado por Albert Bandura para referirse a la creencia que tiene una persona sobre su propia capacidad para afrontar una tarea y resolverla de forma eficaz. No se trata sólo de afrontar un problema (aquí podríamos hablar por ejemplo de ser una persona resiliente) sino también de creer que uno tiene suficientes recursos para afrontarlo y, además hacerlo bien.

positivo

Ejemplos sobre autoverbalizaciones

Vamos a poner un ejemplo para que puedas tomar conciencia de los mensajes que te puedas dar y cómo estos se relacionan con la confianza, la estima y la autoeficacia a la hora de afrontar alguna circunstancia.

Intenta recordar la última vez que alguien te propuso hacer una tarea que no estuvieras acostumbrada a hacer. Se trataba de una tarea novedosa y, por lo tanto, no podías basarte en una experiencia pasada. Por ejemplo: hacer un viaje a algún sitio nuevo, emprender en un proyecto, iniciar unos estudios…

¿Ya tienes ese momento? Es importante que lo tengas presente antes de que sigas leyendo.

¡Oye optimista, mira esto!:  ¿Por qué nos parece tan mala la dependencia emocional?

En el momento en el que te propusieron o tú misma te propusiste hacer esa tarea, ¿qué mensajes te diste? Fueron mensajes internos como: “esto es fácil, tú puedes hacerlo sin problemas”, “esto te lo sacas en un periquete”, “esto ya lo has hecho antes, así que podrás hacerlo de nuevo sin problemas”, “es un reto nuevo y por lo tanto puedes conseguirlo”.

O bien los mensajes fueron: “buff… ¿serás capaz de hacerlo?”, “esto no lo has hecho antes… así que quizás no te saldrá del todo bien”, “¿quieres decir que es buena idea? Mejor que lo dejes para más adelante…”.

Estas verbalizaciones que aparecen antes de hacer la tarea son mensajes que te estás dando a ti misma y que dictaminarán tu predisposición y, en muchas ocasiones, el resultado final.

En el ejemplo propuesto, se tratarían de mensajes que aparecen antes de realizar una tarea. Pero también tenemos los mensajes que te das mientras haces la tarea, o cuando la has acabado.

Conclusión acerca de las autoinstrucciones

Las instrucciones o autoverbalizaciones que te das son importantes en el día a día, tanto para situaciones que aparentemente son banales como para otras que son más difíciles.

Como dijimos, en la mayoría de las ocasiones no somos conscientes de estos mensajes, porque no hace falta. En otras, en cambio, sí que lo son, porque se tratan de barreras que retroalimentan la idea de que no vamos a ser capaces de hacerlo, o que lo estamos haciendo mal o que no salió del todo bien (¡cuando realmente sí que lo hicimos bien!).

¡Oye optimista, mira esto!:  Ventajas de estar en casa

Tomar conciencia acerca de qué tipo de mensajes te das es un primer paso para identificarlos y que después seas tu misma quien decida qué quiere hacer. Mantenerlos, cambiarlos, mejorarlos…

En algunas ocasiones se tratan de cambiar coletillas acerca de estos mensajes, en otras de añadir un: “¡tú puedes!”. Cada situación es un mundo, pero si después de leer este artículo algo por dentro se te ha removido, te has podido dar cuenta que quizás en alguna ocasión no te has hablado como te hubiera gustado… ya es un primer paso. ¿Y el siguiente paso? Pues este que tú decidas, si mantenerlos o cambiarlos 😊

Orientación Psicológica

Laia Miralles y Raúl Carrera son psicólogos de OrientacionPsicologica.es. Laia es Psicóloga Interna Residente y Graduada en Psicología por la Universidad de Girona con Premio Extraordinario de Grado y Raúl Graduado en Psicología con mención en clínica infantil y adulta por la Universidad Autónoma de Barcelona. Colaboran en Soy Optimista. Su web es www.orientacionpsicologica.es y su email info@orientacionpsicologica.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *