Efecto pigmalión ¿qué etiquetas llevas colgadas?

¿Qué es el efecto Pigmalión?

El efecto Pigmalión, en psicología y pedagogía, es uno de los sucesos que describe cómo la creencia que tiene una persona puede influir en el rendimiento de otra persona. Cuando somos pequeños y empezamos a formar nuestra personalidad la manera en que nos ven los demás condiciona la visión de nosotros mismos. En ocasiones nuestros padres, maestros o familiares cercanos influyentes en nuestra vida tienden a ponernos etiquetas. Ésa manera, la mayoría de las veces inocente de definir a ese pequeño ser en formación, puede condicionar su autoestima y expectativas sobre su propio valor. El efecto Pigmalión puede ser negativo o positivo. Un niño puede creer en que es capaz de aprobar matemáticas porque sus padres o su maestro tienen la clara convicción de que así será. Y puede ocurrir al revés.

¿Cómo nos afecta?

Efecto PigmaliónMuchas veces, a pesar de nuestros intentos de no demostrar dicha creencia, nuestro lenguaje no verbal y nuestro inconsciente nos delatan y el pequeño es capaz de percibirlo. Estas creencias se instalan en la mente del niño y al llegar a la edad adulta formarán parte de su consciencia sobre sí mismo. Así pues mensajes como yo no soy bueno en lengua, no soy buen deportista o soy feo formarán parte de la concepción personal del individuo. Todas estas etiquetas que llevamos a cuestas, en el caso de ser negativas nos impedirán creer y trascender a una realidad que puede ser muy diferente a la que nos creíamos destinados. Por eso es importante identificarlas y desterrarlas de nuestro autoconcepto.

¡Oye optimista, mira esto!:  20 rasgos de un casi psicópata ¿eres uno de ellos?

Efecto Galatea, el sano autoconcepto

El efecto Galatea es la percepción de que nuestro autoconcepto depende de nuestras propias expectativas sobre nosotros mismos y no de las que nos han impuesto los demás a lo largo de la vida. Se trata de una visión más positiva y madura de nuestra valía personal.

¿Cómo puedo cambiar el efecto Pigmalión por el efecto Galatea?

  • Abandona la costumbre de no creer en ti mismo. Debes aprender a valorar todo lo bueno y positivo que hay en ti, si no logras verlo será más difícil proyectarlo en lo que haces.
  • Destierra las ideas irracionales auto derrotistas, acostúmbrate a no abandonar lo que emprendas, “solo porque te dices a ti mismo que NO lo lograrás”.
  • Elimina la falta de compromiso contigo mismo, es tu peor enemigo.  Tu futuro entra en juego.
  • Y por último quítate de encima el miedo a salir de tu zona de confort, creyendo en tus capacidades y en como eso te impulsa a lograr tus metas.

 

Olivia Gracia

Olivia Gracia es directora, editora y redactora de soyoptimista.com. Tiene formación en Psicología y Crecimiento Personal, además de en Marketing Online, SEO y Dirección y Desarrollo de Sitios Web. Colabora, a su vez, con otros medios digitales relacionados con el crecimiento personal, entre ellos la mayor plataforma de crecimiento personal del mundo, Mindvalley Español.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *