Cómo desarrollar tus habilidades

Todos somos buenos en algo. Es importante para nuestra autoestima identificar y desarrollar nuestras habilidades para poder sentirnos más plenos, útiles y felices.

Primer paso, identifícalas:

Valora en qué cosas eres especialmente hábil. Si es necesario, recuerda épocas en las que tu mente estaba más abierta y fluía más fácilmente tu creatividad. ¿Te encanta hablar? ¿Eres todo un cocinillas? ¿Tienes facilidad para los idiomas? ¿Siempre fuiste un bailarín frustrado?

Anótatelas y decide cuál de ellas estás dispuesto a explotar. Ah, ¿que todas?. Estás hecho un valiente, aunque es mejor que te centres en alguna para poder disfrutarla al máximo. Decídete por algo que sepas que no va a cansarte.

Segundo paso, poténcialas:

Crea un plan de acción. Debe disponer de metas definidas y progresivas, fechas de inicio y finalización y resultados esperados.

Metas definidas: Deben ser realistas. Por ejemplo, es posible que seas un excelente cocinero con tu familia, pero si eliges esta opción sería adecuado que valoraras la posibilidad de tomar clases de cocina, en las que disfrutarás y mejorarás considerablemente tus conocimientos.

Finaliza las tareas impuestas. Aunque a veces pueda resultar complejo, debes proponerte finalizar las tareas que te has impuesto en el plan de acción. Recuerda que el premio es superarte a ti mismo, y eso requiere esfuerzo.

Debes pensar en grande. Si te gusta bailar, debes siempre intentar mejorar para diferenciarte del resto. Quizá con esfuerzo y trabajo puedes convertirte en Fred Astaire.

Reconoce tus limitaciones. A veces creemos que somos muy buenos en algo pero resulta que no tenemos aptitudes para ello . En soyoptimista.com no estamos muy de acuerdo con ésta filosofía, de hecho hemos visto casos excepcionales que han conseguido cosas increíbles, como la historia del pequeño Bailey Mattews. Pero tampoco es positivo ni recomendable que alguien acabe frustrado ante algo que desea hacer y no puede. Si tienes una voz pésima, pero de todas formas quieres cantar, puedes mejorar esta habilidad asistiendo a clases de canto, pero probablemente no podrás llegar a ser como Montserrat Caballé o Plácido Domingo. Como decíamos, las metas deben ser realistas.

¡Oye optimista, mira esto!:  Reto: Dejar de fumar. Trucos psicológicos para no recaer.

Tercer paso, sácales partido:

No te conformes con hacer el curso de cocina o de canto y ya está. ¿Te has planteado sacarle un rendimiento a lo que sabes hacer? ¿Qué te parecería la idea de dedicarte a ello a nivel profesional?

Hay personas que son realmente buenas en algo, tienen los conocimientos adecuados, pero lo relegan a un hobby. En ocasiones por miedo al fracaso o a perder una estabilidad, prefieren seguir con un trabajo aburrido y poco motivador antes que tomar riesgos. Valora las posibilidades reales de convertir tu hobby en tu trabajo y plantéate los beneficios que ésto te puede aportar. Recuerda que salir de la zona de confort la mayor parte de las veces es lo mejor que te puede pasar.

Olivia Gracia

Olivia Gracia es directora, editora y redactora de soyoptimista.com. Tiene formación en Psicología y Crecimiento Personal, además de en Marketing Online, SEO y Dirección y Desarrollo de Sitios Web. Colabora, a su vez, con otros medios digitales relacionados con el crecimiento personal, entre ellos la mayor plataforma de crecimiento personal del mundo, Mindvalley Español.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *