Saltar al contenido
Soy optimista

¿Quieres saber como la música influye en tu cerebro? 17 afirmaciones que te sorprenderán

Stefan Koelsch es Neurocientífico y Profesor de Psicología de la Música de la Freire Universität de Berlín. Es una eminencia en la materia y nos explica como influye la música en nuestro cerebro y en nuestras relaciones sociales.

No existe casi ninguna parte del cerebro que no se vea afectada por la música.

Stefan Koelsch

Dejémonos llevar por la melodía de nuestras emociones.

Así influye en tu cerebro

1.- El proceso de creación musical se disfruta en sociedad. La creación de música requiere de varios componentes que juntos generan una melodía. Esta fase hace que las emociones de los componentes se unifiquen y se cree un clima de confraternización.

2.- Aunque no hayan escuchado nunca música occidental, los componentes de tribus remotas saben diferenciar las emociones que la pieza quiere transmitir.

3.- En el cine, teatro y televisión, la música resalta las emociones que se quieren transmitir. ¿Sería lo mismo ver Tiburón de Steven Spielberg sin su famosa melodía cuando el escualo está al acecho? ¿No perderían emoción las carreras de The Fast and the Furious sin la música que las precede? ¿Nos emocionarían tanto los vídeos de YouTube sobre rescates de animales o sobre reencuentros personales sin la canción de I Always Love You de Whitney Houston o el My Heart Will Go On de Celine Dion?

4.-  El cerebro necesita patrones para dar sentido a su mundo y entender el entorno, es por ello que nos transporta a momentos tristes o alegres, angustiosos o relajantes, dependiendo de lo que ésta nos transmita.

5.- Puede ayudarnos a cambiar nuestro estado de ánimo. Si estamos tristes y queremos subirnos el ánimo no hay nada mejor que escuchar una canción más rítmica. Si, por el contrario, estamos demasiado excitados, ponernos música clásica o New Age sería una opción fenomenal para relajarnos.

6.-  Modifica nuestras estructuras cerebrales.

7.- Puede ayudar en los trastornos relativos a las alteraciones emocionales, como experiencias traumáticas o enfermedades del espectro autista.

8.- Transmite también información.

9.- Es un instrumento de comunicación social.

10.-  No existen sociedades sin ella.

11.- Al escucharla se activan, entre otras,  las áreas del cerebro relacionadas con la empatía, las denominadas neuronas espejo.

12.- Crea lazos sociales. Todas las celebraciones, en todas las culturas, tienen melodías.

13.- Los niños autistas sienten gran interés por ella. A menudo es la única forma que tienen de relacionarse con los demás y nosotros con ellos.

14.-  Consigue abstraerte del mundo.

15.- Somo musicales de forma innata, nacemos con la capacidad de emocionarnos con ella.

16.-  Los bebés reaccionan a la música y al lenguaje de la misma forma. La musicalidad del lenguaje les ayuda a entender los mensajes.

17.- La música que componemos expresa nuestras sensaciones internas y los demás pueden entenderlas tan sólo escuchando la pieza.

Somos criaturas musicales de forma innata desde lo más profundo de nuestra naturaleza.

Stefan Koelsch

Redes 105: Música, emociones y neurociencia

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (4)

Pues ya se de dónde me viene la empatía, de escuchar tanta música. Aunque la verdad es que sólo escucho un tipo de música, la alegre y que se puede cantar. A veces me he emocionado tanto cantando que me he hecho la garganta polvo. No hay quien imite a Mónica Naranjo, ¡sobrevivireeeeé…!

Responder

¡A mi me encanta cantar! y por preferir, también me gusta la música alegre y movida. Me encanta la salsa, el tecno comercial tipo David Guetta y el electro latino para animarme. Si estoy romanticona, que también me pasa de vez en cuando 😉 elijo clásicos como Whitney Houston, Mariah Carey y la música negra en general. El Soul y el Funky también me gustan mucho.
Pero si me preguntaras que grupos o solistas me gustan más te diría que tan variados como Queen, Mecano, Joaquín Sabina o Enya.
Como puedes ver me gusta de todo, además de dar clases de Gospel y por supuesto ¡ponerme a cantar a grito pelao Mónica Naranjo! 🙂

Responder

Pues tu también debes tener el cerebro empático perdido!!.

Responder

jajjajaja! pues sí 😉

Responder