Príncipe Azul

Érase una vez un Príncipe Azul que vivía en el reino de los Hombres Perfectos. Era alto, guapo, simpático, inteligente, educado, culto, caballeroso, servicial, cariñoso, sabía cocinar, era muy limpio y ordenado… en resumen: Era perfecto. Todas las princesas de los reinos aledaños estaban perdidamente enamoradas de él. Como ya estaba en edad de merecer, Príncipe Azul debía elegir esposa. Pero cada vez que tenía una cita con una princesa se ponía muy nervioso, le cogía un dolor de tripa horrible, sudores fríos y se le aceleraba el corazón. Las princesas estaban encantadas por qué creían que los síntomas eran la muestra del enamoramiento que sentía hacia ellas. Un día el príncipe ya no aguantó más y les dijo al Rey y a la Reina Azules que se iba a conocer mundo. Sus padres, aunque preocupados y ligeramente molestos, accedieron. Últimamente Príncipe Azul estaba empezando a perder pelo de manera alarmante. El príncipe viajó por numerosos reinos y empezó a degustar los deliciosos manjares de aquí y allí, a conocer gentes muy interesantes y a aprender cosas nuevas. Varios años después volvió a su hogar, el Reino de los Hombres Perfectos. Sus padres cuando lo vieron sufrieron un colapso. Reina Azul se desmayó en los brazos de su esposo, el Rey Azul, que solo hacía que gritar improperios a diestro y siniestro. Príncipe Azul había engordado 20 kilos, estaba totalmente calvo y lucía una barba larga y espesa. 91757fd27e59f45580453fa819b42545 Se acercaba el día en el que Príncipe Azul debía escoger esposa, pero ninguna princesa acudía a las citas. A los pocos días, los reyes y reinas de los reinos cercanos enviaron una carta conjunta al Rey y la Reina Azules indicándoles que su hijo era una deshonra para el Reino de los Hombres Perfectos y que serían desterrados.
¡Oye optimista, mira esto!:  El sueño de la princesa
La família Azul, que era como se llamaban ahora después de perder sus privilegios como reyes, se marchó a vivir al Reino de la Normalidad. Al señor y la señora Azul les costó adaptarse, pero ex-principe-azul se sintió como en casa desde el primer momento. El Rey y la Reina Realistas, reyes del Reino de la Normalidad, debían encontrar esposo a su única hija, la Princesa Realista. Empezaron a hacer llamamientos por el reino y ex-príncipe-azul se enteró. Un día soleado de verano ex-príncipe-azul se coló en el palacio de los Reyes Realistas para ver a la princesa. Le costó encontrarla, pero finalmente dio con ella en la biblioteca de palacio, rodeada de libros. Ex-príncipe-azul se acercó a ella y le preguntó: -¿Eres tú la Princesa Realista? -Sí, ¿quién eres tú?, dijo la princesa sorprendida. -Soy ex-príncipe-azul, antiguo príncipe del Reino de los Hombres Perfectos. La Princesa lo miró de arriba a abajo y dijo con una media sonrisa: – Ya veo por qué eres ex-príncipe-azul… Ex-príncipe-azul se rió y le preguntó qué estaba leyendo. La princesa le contestó que estaba estudiando la Carrera Superior de Princesas Independientes Que no Dependen de Un Príncipe. La Princesa Realista y ex-príncipe-azul estuvieron hablando toda la tarde y la princesa no pudo estudiar nada. También se vieron al día siguiente y la semana y el mes siguiente. Después de muchos meses se dieron cuenta de que estaban enamorados. La Princesa Realista acabó sus estudios y ex-príncipe-azul se dedicaba a dar conferencias sobre como combatir el estrés a Príncipes Azules de otros reinos. Cómo no tenían mucho dinero se mudaron a vivir a un palacio de protección oficial proporcionado por el Rey y la Reina Realistas. Al poco tiempo se casaron en una ceremonia íntima rodeados de sus seres queridos y del futuro Infante Realista, que venía en camino. Y así fue como ex-príncipe-azul se convirtió en el Príncipe Realista.
¡Oye optimista, mira esto!:  El león y la hormiga
Y fueron felices y comieron perdices.
Rebajas

Olivia Gracia

Olivia Gracia es directora, editora y redactora de soyoptimista.com. Tiene formación en Psicología y Crecimiento Personal, además de en Marketing Online, SEO y Dirección y Desarrollo de Sitios Web. Colabora, a su vez, con otros medios digitales relacionados con el crecimiento personal, entre ellos la mayor plataforma de crecimiento personal del mundo, Mindvalley Español.

3 comentarios en “Príncipe Azul

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *