Belleza

Cómo reafirmar tus senos en dos meses

Los senos son una de las cosas que más definen nuestra feminidad. A todas nos gusta lucir unos senos firmes y turgentes, pero la edad y los malos hábitos pueden hacer que éstos cedan con más facilidad a la gravedad. Aquí os ofrecemos un plan de acción para reafirmar vuestros senos en 2 meses.

Paso 1: ELIMINA MALOS HÁBITOS

  • Sujetador apropiado Muchas mujeres utilizamos sujetadores que no son de nuestra talla. Para elegir un buen sujetador debes tener en cuenta  el contorno del pecho (medida por debajo del pecho , que viene marcada por un número: 85, 90, 95…) y el contorno del pecho por encima del pezón, que indica la profundidad de la copa y viene marcada por una letra (A,B,C..).La diferencia entre las dos medidas es la que indica la copa. Por ejemplo, si la medida del contorno de pecho es de 85 cm y el contorno del torso bajo el pecho es de 70 cm: 85-70 = 15 cm, tu talla de sujetador es de 85B.
  • Deja de fumar.  La piel del busto es delicada, semejante a la piel del rostro, por eso sufre fácilmente por los químicos de los cigarrillos, los cuales producen la descomposición del colágeno y la elastina, elementos que hacen que la piel se vea juvenil y esté tersa. Cuando la piel pierde elasticidad, empieza a caerse.
  • Protege la piel del sol. Los rayos solares UV envejecen la piel y ésta puede tener más tendencia a ceder a la gravedad.
  • Evita las dietas con efecto yo-yo. Las subidas y bajadas bruscas de peso son letales para la flacidez de tus pechos. Si deseas perder peso y no recuperarlo consulta nuestra guía de como perder peso con salud.
  • No hagas ejercicio sin un sujetador correcto: Practicar ejercicio de impacto sin un sujetador adecuado contribuye a la descomposición del colágeno en el seno, con lo que favorece su descolgamiento.

Paso 2: ALIMENTACIÓN Y CUIDADOS

Para esculpir tu silueta y tonificarla es necesario que tus células produzcan colágeno, ya que junto con la elastina, es el encargado de reafirmar la piel. Una piel flácida es más propensa a la acumulación de grasa.

  • Vitaminas del grupo B: De ellas va a depender en buena medida la tersura de tu piel. Encuéntrala en los lácteos, el arroz y el pan integrales, las pasas, los guisantes o los garbanzos.
  • Vitamina C: Por todos es conocido su eficaz poder antioxidante que nos ayuda a prevenir el envejecimiento, además de participar activamente en la síntesis de colágeno. Para incorporarla a tu organismo, alíate con las verduras y hortalizas (espinacas, coles, pimientos rojos) o frutas (kiwis, naranjas, frambuesas, limones).
  • Zinc: Este mineral resulta fundamental sintetizar correctamente las proteínas. Es imprescindible para la elasticidad de la piel y la formación de colágeno. Lo encontrarás en alimentos como las galletas integrales, el germen y  el salvado de trigo o las ostras.
  • Silicio: Resulta un mineral más que necesario para el proceso de formación del colágeno y para mantener más fuertes nuestros tejidos. Incorpóralo a tu dieta con la harina de avena integral, la remolacha, las judías verdes o los puerros.
  • Ácidos grasos: Apuesta por los ácidos omega 3 y omega 6 para ayudarte en la tersura y luminosidad de tu piel. Calabaza, nueces, sardinas, aguacate y aceites vegetales (girasol, sésamo) se convierten en tus mejores opciones.
  • Exfolia tu piel: Exfolia tu piel a diario para eliminar las células muertas de la piel y mejorar la elasticidad. Masajea la piel húmeda con una exfoliación corporal, esponja o guante de exfoliación.
  • Hidrata y reafirma: Aplica una crema reafirmante. Elige lociones que contienen extractos de hierbas como la proteína de soja para fomentar la producción de colágeno y mantener la piel firme y elástica.

 

Paso 3: EJERCICIO

  • Practica flexiones cada día. Estos ejercicios trabajarán los músculos de tu abdomen, los que sostienen tus senos; mientras más fuertes sean los músculos de tu pecho, más firme estará.
  • El yugo. Debes colocar las manos cruzadas detrás de la nuca, estirar los codos hacia atrás intentando juntarlos y luego relajar la tensión. Repetir diez veces concentrándose en el fortalecimiento de la piel de los senos.
  • Tijeras. Coloca los brazos rectos y paralelos a la altura del pecho. Realiza movimientos de tijera delante del pecho diez veces seguidas.
  • Círculos. Con los brazos en cruz, primero formar pequeños círculos hacia atrás y luego hacia adelante. Repetir diez o veinte veces cada movimiento.
  • Enfadada. Poner cada mano en el bíceps del brazo contrario a la misma altura del pecho. Presionar los brazos hacia dentro notando como aumenta la firmeza en los senos. Realizar repeticiones de diez ejercicios.
  • A rezar. Con los codos doblados a la altura del pecho, juntar las manos en posición de rezar. Presionar hacia dentro diez veces sintiendo la tonificación de los senos
  • La x. Delante del espejo repite la letra “x” forzando la sonrisa al máximo. Repetir veinte veces durante el día, comprobando que el cuello se tensa elevando los senos.

Olivia Gracia es directora, editora y redactora de soyoptimista.com. Tiene formación en Psicología y Crecimiento Personal, además de en Marketing Online, SEO y Dirección y Desarrollo de Sitios Web. Le encanta escribir, los animales y es una firme defensora de la igual de género.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *