La ansiedad, ese enemigo que te impide adelgazar

A veces intentamos adelgazar; sabemos como hacerlo, qué alimentos son los adecuados para nosotros y qué entrenamiento será el idoneo para perder esos kilos que ponen en riesgo nuestra salud y que no nos hacen sentir bien. Pero olvidamos que, en muchos casos, nuestro peor enemigo está en nosotros mismos: La ansiedad por la comida.

Luchar contra ese monstruo es una de las cosas que más cuesta a gran parte de los que intentan bajar de peso. Por ese motivo muchos desisten en su intento, lo que no hace otra cosa que aumentar la ansiedad y deteriorar la autoestima. Para vencer nuestro autosabotaje podemos recurrir a diversas terapias, algunas psicológicas y otras con productos naturales, como la Terapia Floral de Bach. Vamos a entender como funciona ese mecanismo.

Artículo relacionado: 10 trucos eficaces para adelgazar con salud

¿Por qué tienes ansiedad por la comida?

Foto vía Pixabay

El cuerpo nos envía señales constantemente que nos informan de carencias físicas y emocionales. Cuando tenemos necesidad de comer, se trata de una de estas señales de las que hablamos. Lo habitual es que esa ansiedad vaya determinada por las necesidad de ingerir un tipo de comida en concreto; dulce, salada, fría, caliente, etc. Eso indica que el cuerpo carece de alguno de esos nutrientes que reclama, pero en otras ocasiones la carencia no es física sino emocional, y es ahí cuando confundimos la señal y la sustituimos por alimento, generalmente dulce y fácil de conseguir, como chocolate y bollería industrial. Esporádicamente, eso no es un problema en sí mismo, a no ser que se padezca alguna enfermedad como la diabetes. Pero cuando se tiene una carencia emocional y no se es consciente de los efectos que ésta nos provoca, la ansiedad por la comida no es esporádica, sino recurrente.

Además, en muchas ocasiones la ansiedad tiene un factor compulsivo que obliga al que la padece a suplir su necesidad de una forma urgente y, en muchos casos, en grandes cantidades. Si a eso le sumamos que el tipo de alimento escogido para calmar nuestra carencia es algo industrial, los aditivos, el azúcar y las grasas trans invaden nuestros cuerpos y generan sobrepeso y otros problemas de salud que solo consiguen que entremos en una espiral de malos hábitos. La ansiedad provoca sobrepeso y el sobrepeso disminuye nuestro bienestar emocional, lo que enviará más señales a nuestro cuerpo de carencias emocionales que deberán suplirse de nuevo con comida. Por eso es tan importante romper con la ansiedad por la comida.

Cómo romper con la ansiedad por comer

Foto vía Pixabay

Para romper el círculo es imprescindible reconocer las señales que genera nuestro organismo y aportarle lo que realmente necesita, no un sucedáneo. Para ello debemos entender que si llevamos una dieta equilibrada y saludable, el cuerpo no nos pedirá comida por falta de nutrientes, sino por otros motivos emocionales. Por tanto, es muy importante cambiar los malos hábitos y empezar a comer de forma correcta. Una vez hecho esto, si recibimos más señales, es decir, si sentimos ansiedad, debemos entender que se trata de un malestar emocional. Una etapa de introspección y, en los casos que fuera necesario, una terapia psicológica, ayudarán a determinar nuestras carencias y a poder atajar esos momentos con otras herramientas como el ejercicio físico, que genera endorfinas y nos ayuda a sentirnos mejor también emocionalmente. Este cambio de hábitos ayudará a que revertamos la situación y nos entendamos mejor a nosotros mismos, base fundamental para ayudarnos a ser más felices.

Artículo relacionado: 10 superalimentos que no deben faltar en tu dieta

Flores de Bach para adelgazar

Foto vía Pixabay

Durante ese proceso, que como todos los que implican un cambio profundo es más o menos largo, podemos recurrir a terapias naturales que nos ayuden a controlar mejor nuestra ansiedad. Una forma es hacerlo a través de las flores de Bach, una terapia creada por Edward Bach, médico inglés, a finales del siglo XIX. Bach tenía la firme convicción de que las enfermedades eran resultado de desequilibrios emocionales y fue de los primeros que desarrolló una visión holística de la enfermedad y  de los remedios para sanarla. Las flores de Bach son 38 compuestos de diferentes variedades de flores conservadas en alcohol. Cada uno de los compuestos sirve para curar o aliviar diferentes patologías, entre ellas la ansiedad. La Agrimonia es la flor cuyos efectos ansiolíticos ayudan a aliviar nuestras ganas de comer cuando tenemos ansiedad por la comida. No es una terapia que actúa sobre nuestros niveles de grasa o que metaboliza mejor los alimentos, sino que funciona frente al origen del problema en muchos casos de sobrepeso, la ansiedad por comer.

En resumen, para superar el sobrepeso o la obesidad lo ideal es reconocer las señales que nos envía nuestro cuerpo, combatir las que tienen que ver con una carencia o vacío emocional con las herramientas adecuadas (deporte, yoga, meditación, terapias psicológicas…), seguir una dieta equilibrada y ayudarnos a combatir la ansiedad con terapias naturales si es necesario.

¿Has probado alguna vez las flores de Bach?

Deja un comentario