Cómo mejorar tu estado de ánimo en un minuto y medio

Jill Bolte, una neuroanatomista americana especializada en el análisis post mortem del cerebro humano, ha demostrado con sus investigaciones que las emociones duran en nuestro cerebro un máximo de 90 segundos. Después de ese tiempo la exaltación desaparece.

Bolte llegó a la conclusión que que cada uno de nosotros tiene “el poder de elegir en cada momento quién es y cómo quiere ser en el mundo”. Para explicarlo de una manera clara, el estado de ánimo subsiguiente a ese minuto es del todo subjetivo y se puede modificar a placer.

Algunas veces nos es difícil revertir ese estado emocional debido a múltiples factores, por lo tanto es importante elaborar técnicas que puedan modificarlo de manera rápida y que nos generen bienestar automático. Llegó la felicidad instantánea.

Fast happiness

Ternura e inocencia  

Los vídeos de animales graciosos provocan en nosotros más energía y positivismo a la vez que reducen el malestar emocional. Hoy en día en cualquier lugar tenemos acceso a visualizar un vídeo de estas características. YouTube está plagado de ellos y las descargas de vídeos de gatos están entre el top del canal.

Sonreír

Tenemos que recordar que la postura corporal influye en nuestro estado emocional. La sonrisa es gratuita, no se gasta y la podemos utilizar en cualquier momento. Seguro que más de uno nos lo agradecerá. Puedes ver más beneficios de la risa y la sonrisa aquí.

Si la persona no expresa la emoción, no llega a sentirla

William James, Filósofo, profesor de Psicología y fundador de la Psicología Funcional.

Solidaridad

Hacer nuestro buen acto del día también nos puede reportar felicidad. La solidaridad no sólo beneficia al prójimo, sino también a nosotros mismos. Ayudar a los demás provoca en nosotros una sensación de bienestar que mejorará nuestro estado de ánimo. Si prefieres prolongar ese efecto en el tiempo puedes apuntarte como voluntario en una ONG. Las personas que ayudan en estas organizaciones sin ánimo de lucro dicen sentirse más vitales que cuando no realizaban esta actividad.

Reírse de nuestro drama

Según la Terapia Racional Emotiva impulsada por Albert Ellis, uno de los psicólogos más influyentes, la aplicación de chistes e hipérboles es una forma de “aniquilar tonterías”. Dentro de las múltiples técnicas terapeutas que implantó y que siguen vigentes hoy en día, exagerar nuestros problemas convertiéndolos en chistes dramáticos facilita la capacidad de ver lo ridículo de la situación y por tanto, a restarles importancia. Sentido del humor al poder. Si quieres saber más cosas sobre el sentido del humor pincha aquí.

¡Socialízate!

La soledad, aunque a veces es necesaria y sana, no debe convertirse en una constante. Enviar un emoticono a un amigo, una foto divertida o un mensaje cariñoso nos hará sentirnos mejor automáticamente.

Escribe cosas bonitas

Escribir siempre ha sido una manera muy terapéutica de expresar nuestros sentimientos. Ser agradecido con la vida y valorar lo bueno que hay en ella es una de las premisas de la Psicología Positiva, corriente muy utilizada en el Coaching. Nada como anotar dos o tres cosas maravillosas que tenemos un nuestra vida nos hará modificar de manera rápida nuestro estado anímico.

Un caramelo, por favor. 

La comida no debe ser el recurso recurrente cuando nos sentimos angustiados, pero ese hábito tiene una razón de ser. Mientras comemos aplacamos la ansiedad y lo mismo ocurre con el sexo. Tomando con cautela este consejo, un caramelo a tiempo puede hacernos sentir mejor de manera automática.

Comprarse un trapito

Comprar es sin duda una de las cosas que más nos pueden hacer sentir mejor. Teniendo en cuenta que puede resultar adictivo y que tampoco debe convertirse en un hábito, al igual que la comida, tomado con mesura y buen juicio puede levantarnos el ánimo rápidamente. Puedes hacer la compra en la tienda física o online, el efecto es el mismo.

Deja un comentario