Las mujeres inteligentes se casan menos y tienen menos hijos

Lo dicen diferentes estudios que comparan el CI de la mujer y sus hábitos vitales. Hay ciertas explicaciones al respecto. Analizamos los resultados de dos estudios polémicos.

Novia a la fuga. A las mujeres inteligentes les cuesta casarse. 

Si ya tienes 30 y aún no te has casado, no te preocupes, desde ahora ya no deberás sentirte mal cuando te pregunten por tu condición civil. Según refieren recientes investigaciones tu soltería estaría seriamente vinculada con tu inteligencia. ¿Sorprendente verdad?, pues resulta que el estudio hecho por varias universidades inglesas revela que las mujeres tienen un 40% menos de probabilidades de casarse si son exitosas o tienen estudios universitarios o posgrado.  

La culpa es de ellas…

Para dar con este resultado, los expertos ingleses analizaron durante 40 años a un grupo de 900 mujeres y hombres. Todos ellos fueron observados desde que tenían los 11 años. Tras una serie de análisis se llegó a la conclusión de que mientras mejor le va a la mujer en el ámbito laboral, más difícil le resultará contraer matrimonio.

Esto suele ocurrir cuando deciden seguir estudios superiores y quieren, alentadas por sus capacidades intelectuales, seguir creciendo profesionalmente. Ello no significa que no quieran casarse, sino que prefieren esperar a un hombre que sea inteligente, agudo y activo.  ¿Se vuelven excesivamente selectivas? ¿Buscan un ideal inalcanzable? Prefiero no pronunciarme al respecto.

a47162a96246c4c08f6464b9548036a2

Y de ellos…

Las mujeres inteligentes tienen un plus de atractivo para los hombres; sin embargo, este mismo factor también hace que se sientan intimidados ante ellas como para pedirles finalmente salir o imaginárselas como pareja, concluye un nuevo estudio llevado a cabo por un equipo de investigadores de la Universidad de Buffalo, Universidad Luterana de California, y la Universidad de Texas (Estados Unidos).
Tener una novia inteligente es algo que a los hombres les atrae en la teoría pero que en la práctica nos les gustaría que se convirtiera en real. La investigación reveló que a pesar de que los hombres digan buscar parejas inteligentes, la idea de estar con una mujer más inteligente que ellos les provoca pavor.
Según los científicos, desde un punto de vista biológico el hecho de que un hombre busque una mujer inteligente es una reacción lógica por las ventajas genéticas que esto conlleva. Sin embargo, en la práctica, la mayoría de los hombres prefieren no salir con una mujer que sea más lista que ellos.
Para llegar a esta conclusión los expertos llevaron a cabo varios experimentos entre alumnos universitarios. En uno de ellos, además de cumplimentar una encuesta acerca de los estereotipos masculinos, 105 jóvenes -del sexo masculino- tuvieron que imaginarse un escenario hipotético en el que tras un examen reciente eran conocedores de las notas -más bajas o más altas- de un grupo de mujeres jóvenes y de ellos mismos y luego tuvieron que clasificarlas según su atractivo. Los resultados revelaron que, por lo general, los hombres se formaban impresiones más favorables y mostraban mayor interés por aquellas mujeres que habían sacado mejores notas que ellos que por las que habían obtenido calificaciones más bajas. Además, el 86% de ellos afirmó que se sentiría más atraído por alguien más listo que ellos.
En la segunda parte del estudio, se recreó una situación real con el mismo objetivo. En este caso de la teoría pasaron a la práctica con un total de 151 hombres que tuvieron que realizar un test de inteligencia. Tras realizarlo, los investigadores explicaron a los voluntarios que reunirían en una misma sala a las mujeres que también habían hecho la prueba de inteligencia, informando de quiénes habían sacado las mejores y peores notas.
Después de esto, los hombres tuvieron que evaluar de nuevo la tasa de atractivo. Al contrario que en el anterior experimento, la mayoría de los hombres clasificaron a las mujeres más inteligentes como menos atractivas y presentaban un menor deseo de proponerles una cita.
Tras una entrevista con los participantes masculinos, todos ellos dijeron sentirse menos masculinos ante las mujeres con inteligencia superior a ellos. Según los investigadores, “la mera presencia de una mujer más inteligente que ellos era suficiente para hacer que los hombres se sintieran amenazados, y los sentimientos de masculinidad disminuida representaron para los hombres una disminución de atracción hacia las mujeres”, aclaran los autores.
El estudio fue publicado en la revista Personality and Social Psychology Bulletin.
c2ca35c87741ce032cd18ae54a779ecc

¿Maternidad? No entra en mis planes. A mayor CI, menos hijos. 

Un estudio dirigido por Satoshi Kanazawa de la London School of Economics concluyó que a mayor inteligencia femenina, menor es el deseo maternal.  Satoshi Kanazawa es investigador de la London School of Economics y, para realizar su trabajo, ha recogido datos de mujeres, con o sin hijos, y los resultados de los test de inteligencia que les hicieron durante la infancia, momento en el que estas pruebas (más o menos discutidas) se realizan en los colegios británicos. Lo que ha encontrado Kanazawa es que: “La media del CI de las mujeres que no han tenido hijos era de 105.3, mientras que el CI de las que han sido madres es de 101.7”.  La diferencia en el promedio es casi de cuatro puntos, muy grande y estadísticamente significativa.

 

29745436bf1cbf6fee968644f849452a

Fenómeno No-Kids

Muchas mujeres de hoy no vinculan su felicidad exclusivamente al hecho de ser madres.  En estudios recientes en los que se mide la felicidad, los hijos apenas alimentan la satisfacción, e incluso en algunas encuestas se valora como negativo. Conciliar vida laboral con vida profesional es un nudo que ahoga y, sobre todo en España, el hecho de tener hijos está aún muy asociado al abandono de la formación y el desarrollo personal. Así que todo apunta a que tendremos que abrigarnos para paliar el granizo del invierno demográfico que vaticinan los expertos.

Queda otra “broma” de Satoshi Kanazawa, lo que él llama La paradoja de la inteligencia.  Los humanos hemos desarrollado herramientas que nos permiten ir más allá de los “mandatos biológicos”. Los anticonceptivos permiten que reproducirnos sea una elección, que nada tiene que ver con perpetuar la especie o darle sentido a nuestra vida, ni siquiera con el disfrute del sexo. La naturaleza no siempre es sabia.

Vosotras, ¿qué opináis?

 

 

Deja un comentario